Saltar al contenido

¿Prohibición o Interés? Los vehículos de combustión en 2040.

En los últimos días saltó una noticia que revolucionó los grupos de WhatsApp relacionados con el motor: España prohibirá la comecialización de vehículos que emitan CO2 a partir del año 2040.

Empecemos por el principio. Esta medida responde al acuerdo de la cumbre de París contra el cambio climático, según el cual deberían desaparecer de las carreteras los vehículos que emitan CO2 para 2050.

A este respecto, el Ejecutivo trasladó a los partidos políticos un borrador de la “Ley de Cambio Climático y Transición Energética”, que es el que contempla medidas como la de dejar de comercializar turismos o vehículos comerciales ligeros que emitan dióxido de carbono (CO2) a partir de 2040.

¡Ojo! Esto eliminaría del panorama también a los vehículos híbridos.

Si en 2040 se dejan de comercializar en favor de las alternativas que a día de hoy parecen más razonables -eléctricos e hidrógeno-, todavía queda una década de margen en la que se podrían seguir utilizando vehículos de combustión. Pero… ¿qué pasa cuando llegue 2050? ¿Tendremos que convertir nuestros coches en objetos de museo?

No. El uso de nuestros vehículos va a estar restringido en las ciudades, y probablemente en zonas como autovías muy transitadas. Esta es una decisión que van a tomar los municipios.

De hecho, en 2023 todos los municipios de más de 50.000 habitantes tienen que tener zonas restringidas, así que nos iremos acostumbrando.

El documento también anuncia medidas como que no se permitirán mas exploraciones, investigaciones y por supuesto explotación de hidrocarburos en todo el territorio. Pero… ¿qué pasa con la importación?

Mi opinión es que, como siempre, hay que ponerse las “gafas de la verdad” y analizar estos movimientos por uno mismo. En una época en que las tendencias ideológicas mueven masas, más bien veo una jugada con la que mover y contentar a un movimiento ideológico tan potente hoy en día como es el ecológico.

¿Nos veremos obligados los “Petrolheads” a convertir en objetos inutilizables nuestros queridos vehículos, especialmente los más antiguos?

Yo estaría tranquilo.

Eso sí, seguro que nos va a tocar tener en el garaje un electrodoméstico con el que poder movernos por los centros de las ciudades en el día a día.

Y tú, ¿qué piensas de esto?